miércoles, 10 de septiembre de 2014

Héctor Lavoe

Puerto Rico, tierra de la bomba, la plena y el sonido de coqui, una isla pequeña con un inmenso historial de Artistas en el mundo de la Música Latina conocida como Salsa.
Héctor Juan Pérez Martínez, original del barrio de Machuelo, Ponce, Puerto Rico, nace un 30 de septiembre de 1946 y su periodo de vida fue de 46 años, ya que un 29 de junio de 1993 fallece en New York, Estados Unidos.
Mucho se ha escrito y se han realizado películas, es toda una historia que cada año sale a la luz un pasaje más de lo que fue su vida.
Un niño que vivió desde pequeña edad la Ausencia de su Madre Francisca Martínez, en este punto hay que resaltar la importancia de la Madre en un niño, es la que señala los puntos buenos y malos, la que tiene conciencia y que te sabe guiar amándote, la carencia de afecto lo hizo ser vulnerable ante algunas situaciones a lo largo de su vida.
New York era el sueño del ya joven Héctor que a sus 17 años un 3 de mayo de 1963 lo hace realidad, Héctor fue acogido en el hogar de su hermana Priscila, como todo emigrante Latino al llegar a Estados Unidos comienza a laborar en trabajos manuales para poder tener un ingreso.
Según declaraciones de músicos compañeros de Héctor, cuentan que Roberto García lo invita a un ensayo convirtiéndose de inmediato como cantante del sexteto en formación.
Su llegada a la New Yorker Band fue por el director Russell Cohen en 1965, grabando un 45 rpm “Esta de bala”, después estuvo con Francisco “Kako” Bastar y sus All Stars, fue en esa época que conoce a Johnny Pacheco quien lo recomienda a Willie Colon en 1967 para formar parte de la banda, Arturo Franquees le dio el nombre artístico de “Lavoe”, quien de primer momento fue la síntesis de lo que Héctor era hasta su final, “La voz del barrio”.
El destino une a Lavoe con Willie siendo uno de los binomios de mayor demanda y producción durante los años 1967 al 1975, grabando 11 long plays siendo todos éxitos.
La separación de ellos fue una sorpresa para sus seguidores, se especulo que fue por el problema de drogas que tenia Lavoe era parte de la verdadera razón porque años mas tarde Willie Colón en una entrevista expresa que le había cedido la banda por haber tenido la separación de su primer compromiso y eso lo había llevado a estar alejado de la música.
Su vida sentimental de Héctor parte de una relación trunca con Carmen Castro porque lo consideraba un mujeriego, de esa relación nace un 30 de octubre de 1968 su hijo de nombre José Alberto Pérez, para ese entonces tenia una relación paralela con Nilda Román “La Puchi” quien concibió un hijo, un 25 de septiembre de 1969 de nombre Héctor Pérez Jr., se casaron y Lavoe estuvo alejado de su primera relación, era un amor encontrado con actos violentos que muchos fueron testigos en las presentaciones de Lavoe y en su hogar pero al final se volvían a unir, detrás de un amor enfermizo hay un miedo a quedarse solo, entiende el amor como sumisión y admiración a la otra persona y no como un intercambio recíproco de afecto.
Para Héctor la vida era según lo que veía venir, esa década de los 70´ donde las presentaciones en diferentes clubs estaban en su auge para todos los grupos musicales, fue el inicio de un mundo que envolvió a muchos artistas en las drogas y el alcohol, era una época donde todo estaba servido y algunos se dieron cuenta que eso los iba a destruir lentamente y decidieron alejarse, lamentablemente Lavoe no pudo salir de ello, su inestabilidad emocional era parte de su propio enemigo.
La etapa de Solista de Lavoe se inicia en 1975 hasta 1993, grabando siempre para el sello Fania, sus discos todos eran éxitos, debo señalar que al inicio Lavoe tenia un conjunto y luego fue una orquesta, a la hora de los ensayos Héctor lo hacia con Alegría y era un jolgorio con sus músicos, grabo 10 producciones pero no pudo terminar de grabar su ultima producción ya que la salud de Héctor Lavoe estaba resquebrajada por los síntomas del SIDA, Lavoe hacia esfuerzo para cantar, su voz estaba quebrada, un Héctor deprimido por no poder hacerlo, así daba por concluido su carrera como cantante en un estudio de grabación pero no en la tarima, esta es una de las facetas de Héctor que fue expuesto sin misericordia en presentaciones en vivo en clubs porque su nombre como en ese entonces y hasta el día de hoy genera ingresos.
Una composición del Maestro Johnny Ortiz que deja entrever su pasaje al silencio, fue “Contrato barato” de la producción “El Maestro y el Protegido”, donde describe desgarradoramente lo que vivió Héctor Lavoe siendo prisionero incondicional de las drogas, Van Lester termino la producción pero nunca grabo con Héctor Lavoe juntos.
Su etapa con Fania All Stars fue quizás la más gratificante para Lavoe por sus diversas presentaciones en el mundo, graba en todas las producciones como parte de Fania All Stars desde 1968 hasta 1988, también grabo con Tito Puente en 1979 y en 1985.
Héctor Lavoe era una persona que necesitaba estar en contacto con su público y su mayor apogeo fue en New York, este cantante hizo de las suyas al ser parte de las presentaciones de otras orquestas y cantantes sin ser invitado, pero por su manera Sencilla y Humilde de ser, era recibido con todos los Honores en la tarima.
Colombia, Venezuela, Ecuador fue su acogida externa de la gran manzana pero Perú fue revivir su vida como persona y como cantante, ya que no tenia muchas presentaciones por no cumplir con los contratos por dependencia a las drogas, antes de llegar a Perú en 1986 su orquesta se habían  separados, motivo por el cual se hizo una de emergencia con los músicos de Angel Canales, llego con su voz afectada, dando signos que su cantar se estaba poco a poco apagando pero su publico lo ovaciono en sus 6 presentaciones.
Pero que fue lo que realmente le sucedió a Héctor Lavoe para que llegara a ese extremo de autodestrucción total?
La vida de todo hombre esta basada en su historia, cada pasaje vivido es parte de su crecimiento lo cual lo marca, la muerte de su hijo fue lo que lo llevo al cataclismo total en 1987 a la edad de 18 años, aquí debemos profundizar lo que sintió Lavoe al perder a su hijo, cuentan unas Amistades de Héctor que el disparo impacto cerca del rostro de Hectitor Jr., al verlo así hubo un desequilibrio mental en Héctor, la perdida de un hijo es el dolor mas fuerte que un Padre o una Madre puede experimentar, es como perder una parte de uno mismo, otros afirman que fue por la muerte de su Padre después de haber tenido una reconciliación después de salir de Puerto Rico, otros el saber ser  diagnosticado con SIDA.
Una pirámide de desgracias fue la vida de Héctor, la base seria su Madre, el extremo izquierdo seria su Padre y el extremo derecho su Hijo, de que le servia a Héctor Lavoe estar en la punta del éxito si al final todo se desbarataría ante sus ojos.
Héctor se fue abandonando en todo, hasta que intenta suicidarse un 26 de junio de 1988 lanzándose del noveno piso del hotel Regency en San Juan, Puerto Rico, no murió pero tuvo múltiples fracturas en el cuerpo salvándose el cráneo, sufrió una parálisis facial del lado izquierdo y fue operado en varias oportunidades, era un cuerpo humano hecho un rompecabezas añadido a sus hechos ontológicos.
Se dicen versiones del porque el intento de su suicidio, una de ellas fue que Héctor dice que vio a Hectitor que lo llamaba y otra por una discusión con la Puchi que lo llevo a lanzarse por la ventana del hotel, es una incógnita que Héctor no dio una respuesta.
Al morir Héctor Lavoe el mundo de la Salsa se enluto, su Pueblo lloro de pena y de rabia, lo acompaño a su última morada, luego existió un silencio por un buen tiempo entre los músicos, se volvió un tabú, no se podía preguntar por Lavoe porque no había respuestas de ellos, la razón no se sabe, buscar culpables de sus últimos días de Lavoe no viene al caso ya que cada uno sabe como actúa con su semejante y eso al final recibe.
Ahora “El Jibaro de Ponce” es mas recordado, es mas querido, el fenómeno Lavoe esta presente en cada generación y nadie puede dar una explicación, solo es Sentimiento por un cantante con su voz nasal natural, era un tenor, una maquina en el fraseo amplio y sobre todo con una increíble capacidad de crear en el momento, no sabia bailar pero tenia dominio en la tarima, no era un letrado pero sabia como llegar a su Gente, por eso sus Lavoceros están presente con él en todo el mundo.
Recuerdo al conocerlo en persona, era ver su Humildad y Sencillez resalto esto porque es la verdad, Héctor no se dejo envolver del peor de los vicios “La Maldad”, de eso no hay cura, fue consentido en todo el sentido de la palabra y quizás eso hizo de él tener aptitudes de Niño ante las responsabilidades de un Hombre, por esa razón no existió ni existirá un cantante con esa aceptación como el de Héctor Lavoe, habrán imitadores pero  jamás podrán ser como “El Cantante de los cantantes”.
Daniel A. Martínez C. “El Chino” – Sones y Soneros
Perú 31 de enero de 2014